Tarta de Halloween

Ingredientes:

Para la cobertura de chocolate:
– 150 gr de chocolate negro para repostería
– 2 cucharadas de azucar
– 50 ml de nata

Para decorar:
– 80 gr chocolate blanco para repostería
– Un poco de fondant de color negro
– Un pellizco de fondant de color rojo

Para el relleno:

– 250 gr de frutos rojos variados (arándanos, frambuesas, moras, grosellas)
– 2 cucharadas de azúcar
– medio sobre de gelatina en polvo sabor limón (se puede usar neutra o de otro sabor, al gusto)
– 250 ml de zumo de naranja

Para el bizcocho:
– 4 huevos
– Un yogur natural
– Medio vasito de aceite de oliva
– Ralladura de la piel de un limón
– 2 vasitos y medio de azúcar
– 3 vasitos y medio de harina
– 1 cucharadita (colmada) de levadura
Nota: se usa como medida el vasito del yogur

Preparación:

Precalentar el horno a 180º

Pintar con mantequilla un molde redondo de unos 25 cm de diámetro, espolvorear de harina para que forme una película por toda la superficie.

Separar las yemas de las claras.
Montar las claras a punto de nieve con medio vasito de azúcar, reservar
Batir las yemas con el resto del azúcar hasta que estén bien espumosas, añadir el yogur, el aceite, la ralladura de limón y batir bien.
Tamizar el harina con la levadura, añadir a la mezcla de las yemas y batir bien hasta que se obtenga una masa homogénea y sin grumos.
Por último, incorporar las claras con movimientos envolventes y con cuidado para que no se bajen. La masa resultante debe ser muy cremosa, sin grumos.

Llenar el molde con la masa, hornear durante 37 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta o cuchillo fino salga limpio.

Dejar enfriar un poco antes de desmoldar.

Cuando el bizcocho esté frío, preparar el relleno:
Poner en un cazo al fuego los frutos rojos con el azúcar unos minutos, removiendo de vez en cuando, hasta obtener una especie de compota. Retirar del fuego, añadir la gelatina y remover bien para que no haya grumos.
Hay que dejar reposar esta compota hasta que esté templada.

Cortar el bizcocho por el centro horizontalmente, separar las dos mitades y bañar cada mitad con un poco de zumo de naranja.
Rellenar con la compota, cubrir con la otra mitad y meter a la nevera una media hora.

Cuando el bizcocho esté bien frío, preparar la cobertura de chocolate.
Para ello poner a derretir el chocolate negro junto con el azúcar y la nata en un cazo a fuego suave, removiendo. Una vez derretido del todo, dejar templar un poco.
Cubrir todo el bizcocho con el chocolate, alisándolo bien con una espátula. Enfriar de nuevo la tarta en la nevera durante al menos una hora.

Mientras tanto, elaborar la araña con el fondant negro, el cuerpo se hace con una bola, se estrangula un poco por un lado para darle forma a la cabeza. Hacer dos bolitas pequeñas con el fondant rojo para los ojos, pegarlas al cuerpo mojándolas con agua levemente.
Para las patas, hacer 8 barras finas de fondant negro, dándoles la forma de una C.
Es importante dejar endurecer las patas al aire o en la nevera, para luego poder montar la araña en la tarta.

Por último, para finalizar la tarta, fundir el chocolate blanco (puede ser en el microondas) y ponerlo en una manga pastelera de un solo uso, hacerle al final un pequeño corte para dejar una boquilla estrecha.
Dibujar en la tarta la tela de araña con el chocolate blanco, dejar enfriar para que cuaje la tela, y colocar la araña encima. Las patas no van unidas a la araña, se sujetan porque van ligeramente hundidas en la cobertura de chocolate negro, aunque si se quiere hacer más elaborado se podrían pegar a la araña previamente o unirlas con pequeños palillos (por ejemplo se pueden usar trocitos de espagueti).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*