Tartaletas de frutas

Ingredientes:

• Para la masa:

325 gr harina de repostería
165 gr mantequilla a temperatura ambiente
3 cucharadas de azúcar
1 huevo grande
1 pizca de sal

• Para la crema:

5 yemas de huevo
750 ml leche
100 gr azúcar
50 gr Maizena
1 cucharadita de vainilla

• Para rellenar:

4 cucharadas de azúcar
4 cucharadas de agua
Fruta variada fresca o en conserva al gusto (uvas, moras, frambuesas, mango, kiwi, piña…)

 

Preparación:

Se necesitan varios moldes para tartaletas. Yo utilizo una docena de moldes desmontables de 10 cm con el borde rizado, antiadherentes.
Preparar la masa, para ello mezclar en primer lugar la mantequilla con la sal, el azúcar y el harina hasta tener una textura arenosa. Añadir el huevo batido y amasar. No trabajar demasiado, solo hasta poder hacer una bola de masa uniforme. Si la masa está demasiado dura se puede añadir un chorrito pequeño de leche. Envolver en plástico alimentario y enfriar durante una hora en la nevera.

Cortar una porción de masa, aplastar con el rodillo (si se pega un poco hacerlo entre dos plásticos o dos hojas de papel de horno) hasta formar un círculo que cubra uno de los moldes. Colocar la masa en el molde con ayuda del rodillo. Ajustar la masa a la forma del molde con los dedos y cortar el sobrante por los bordes. Repetir la operación con todos los moldes.

Precalentar el horno a 200 grados.

Cubrir el fondo del molde con un círculo de papel de hornear y añadir a cada molde un puñado de legumbres (garbanzos por ejemplo) encima del papel.

Hornear las tartaletas durante 20 minutos aproximadamente, o hasta que la masa adquiera un tono dorado. Enfriar sin desmoldar.

Para preparar la crema, reservar medio vaso de leche y poner a calentar el resto junto con el azúcar en un cazo, sin que llegue a hervir.
Disolver la Maizena en la leche fría reservada hasta que no quede ningún grumo, añadir las yemas y la vainilla y batir bien.

Añadir a esta mezcla un poco de la leche caliente, batir bien y echar toda la mezcla con la leche restante en el cazo, poner de nuevo al fuego, no muy fuerte. Remover continuamente para que no aparezcan grumos, hasta que espese. Apartar del fuego, verter la crema en un cuenco  y cubrir con plástico alimentario, de forma que el plástico toque la superficie de la crema, para que no genere costra. Enfriar en la nevera unas horas.

Con todo ya bien frío podemos montar las tartaletas: Poner un par de cucharadas de crema en cada tartaleta, cubriendo bien el fondo. Colocar encima la fruta, de forma decorativa. Se puede usar cualquier fruta. Va muy bien mezclar una fruta dulce con otra más ácida. En las tartaletas de la foto yo he usado frambuesas y mango.

Preparar un almíbar con agua y azúcar, poniéndolos a hervir hasta que reduzca y adquiera un color ligeramente turbio y una textura algo espesa. Dejar enfriar un poco y luego pincelar las frutas con el almíbar para darles brillo y dulzor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*