Tarta de queso y mango (sin horno)

Ingredientes:

Para la base:

200 gr galletas tipo María
100 gr mantequilla
1 cucharada y media de leche
1 cucharadita de ralladura de limón
1 cucharada y media de azúcar o edulcorante

Para el relleno:

300 gr puré de mango
300 gr queso crema
200 ml nata para montar
1 yogur natural
zumo de 1 limón
4 cucharadas de azúcar o edulcorante
3 cucharadas de leche
7 hojas de gelatina

Para la cobertura:

200 gr puré de mango
75 ml de agua
1 cucharada de azúcar o edulcorante
1 cucharada de zumo de limón
3 hojas de gelatina

Para decorar:

Nata montada, láminas de mango, frutas del bosque…

Preparación:

Para la base, triturar las galletas hasta que tengan textura de arena.
Mezclar con la mantequilla derretida, la cucharada de leche, la ralladura y el azúcar.
Cubrir el fondo de un molde desmontable con esta mezcla, aplastando bien.
Enfriar en la nevera una media hora.

Para el relleno, hidratar la gelatina en gua fría unos 10 minutos.
Mezclar el queso crema, la nata y la leche. Poner en un cazo al fuego y batir bien para que no haya grumos y esté todo bien integrado.
Cuando la mezcla esté caliente, agregar la gelatina escurrida, batir muy bien hasta que se disuelva completamente.
Añadir el yogur y el mango y mezclar bien. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Verter la crema resultante en el molde y enfriar en la nevera al menos 4 horas para que solidifique bien la gelatina.

Para la cobertura, hidratar las 3 láminas de gelatina en agua fría unos 10 minutos.
Mezclar el puré de mango con el agua, el zumo de limón y el azúcar hasta que esté todo bien integrado.
Poner en un cazo al fuego hasta que esté caliente. Retirar del fuego y agregar la gelatina bien escurrida, batir hasta disolver completamente.
Enfriar a temperatura ambiente, no debe estar caliente al añadirlo a la tarta o disolverá la gelatina del relleno.

Verter la cobertura en el molde cubriendo toda la superficie bien.
Enfriar en la nevera unas 4 horas más, o mejor dejar por la noche.

Desmoldar y decorar al gusto.

NOTAS: para un mejor acabado y que se desmolde con facilidad, cubrir la pared del molde con una lámina de acetato. El acetato se despega muy fácilmente de la tarta y deja unas paredes muy lisas.
El puré de mango lo hago triturando mangos maduros, es más natural que cualquier preparado comercial y más rico.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.